martes, 29 de enero de 2013

-¿Qué te pasa, Emilia? -Que esto es una mierda.




Sobre las dotes visionarias de ciertos jefes de periódico ("tengo unas ganas de que se pase la moda ésta de internet", vaticinó uno), o sobre la plaga creciente de 'tuiteros' que escribe "soy muy fan" a cuento de cualquier cosa. Por escribir algo.
Pero ocurre lo mismo que cuando pones el pie en la calle jubiloso y lo primero que te ocurre -chof- es que pisas una mierda de perro: esto es, tratas de olvidarlo, pero hay algo en el ambiente que hace que el asunto esté ahí el resto del día.
Aspiren, espiren... El olor es bien conocido y tiene todo el tufo de los absolutismos decimonónicos. En tiempos de crisis, nos da en la nariz la Justicia y huele lo de los indultos. La crisis moral, los albañales y ahora esta mierda: en España estamos de ella hasta el cuello.
Hay justicia de cuello blanco y justicia de puño gris. Hay justicia de cinco tenedores y justicia de 'tupperware'. Hay justicia de alta costura y justicia de trapillo y sabañón.
Cómo estará la cosa, que es la tercera vez (ya nos vale) que citamos aquí a Anatole France: "La Ley, en su magnífica ecuanimidad, prohibe, tanto al rico como al pobre, dormir bajo los puentes, mendigar por las calles y robar pan".
 Aquí se indulta a Alfredo Sáez, vicepresidente y consejero delegado del Santander, pongamos, pero se mantiene 36 años preso a un yonqui que cometió delitos menores. Aquí se otorga el perdón a dos condenados que desviaron fondos públicos en el 'caso Treball'; a un 'kamikaze' cuya defensa judicial corre a cargo de un despacho que tiene en nómina al hijo del ministro; a dos militares que falsearon la identidad de los fallecidos en el Yak 42; a cuatro ediles de Málaga que se lucraron dando licencias urbanísticas ilegales; a políticos varios de Cáceres que, a cambio de 3.000 euros, vendían falsos permisos de trabajo a unos 'sin papeles'.
Aquí se apaña todo esto y más (perdonen el desahogo catastrofista). Pero no hay indulto para una madre -29 años, huérfana desde los siete, en estado de necesidad, maltratada por dos parejas distintas y con tres hijas- que allá por 2007 se llevó pañales y comida por valor de 193 euros con un tarjeta ajena.
"Mi tío se ha ofrecido a quedarse con las dos mayores, de nueve y siete años. Su padre se hará cargo de la pequeña de tres", musitaba este domingo Emilia Soria, que en febrero entrará en prisión. "Una me dice: 'Ma, no queremos que te vayas'. La otra tiene una fijación: 'Ma, ¿y allí te puedes duchar?'".
Uno querría escribir sobre lo de "la raqueta partida en dios". Sobre lo del "soy muy fan". En torno a internet y las bolas de cristal en los periódicos.
Pero sales a la calle, ves llorar y chof.
-¿Qué te pasa, Emilia?
-Que esto es una mierda.

Aqui nos siguen engañando como a chinos, perdon, como a hispanos (que está de moda). Para empezar no solo 300 politicos corruptos, lo que hay es 300 a los que se les ha pillado, por lo tanto, hay muchos miles,lo que pasa es que no se les pilla con las manos en lamasa, en la mesa y en la caja. Para empezar, quien hizo la ley, hizo la trampa, asi que como van a ir a la carcel, cuando está todo amañado??? Un juez,si quiere ascender en el Ministerio de Justicia, ¿ se vá a cepillar a un politico??? Respuesta NO, porque no va a ascender ni de coña. Por ello, si no hay independencia judicial (queya se encargaron de quitarla los sociatas), no hay nada. Segundo, Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad,que son utilizados para investigar según conveniencias politicas y dependiendo de quien gobierne (muy utilizado por los sociatas). Y por ultimo y mas imortante, mientras la politica no sea una cuestión de vocacion,y sí de muy buena remuneración, no habrá solución. Los politicos de hoy en dia no han trabajado en nada y solo viven de eso,de la teta del Estado.
Lamentablemente estoy seguro de que en el caso más optimista (que haya condena de los corruptos) la sentencia se va a dilatar indefinidamente y será benigna al máximo. El desenlace del caso Pallerols, citado por la Sra. Tardón, es un exponente claro de ello. Tarda en dilucidarse 17 años, lo que recuerda aquello de que la justicia lenta no es justicia y, además, impone a los delincuentes unas penas de cárcel cuidadosamente estudiadas para que no se vean obligados a ingresar en prisión, lo cual para el ciudadano de a pie es incomprensible y escandaloso, ya que la diferencia entre las penas solicitadas por el fiscal y las realmente aplicadas es abismal. ¿Cómo puede producirse esa diferencia?. En definitiva, los corruptos devuelven el dinero robado y se acabó su responsabilidad. No creo que este desenlace permita albergar esperanzas de que en un futuro las cosas serán distintas. Encima, con argucias de leguleyo, Durán, incumpliendo su palabra no dimite, con lo que tampoco hay responsabilidades políticas. Una delicia todo.

En estos días resulta difícil cruzar más de dos frases con alguien sin que surja, casi de forma imperiosa, inevitable, el tema más enojoso, la palabra más aborrecida: los que se aprovechan de los cargos públicos para enriquecerse, la corrupción en sus más variadas formas.
            Ya iba siendo hora, cabría decir, en primer lugar. Hasta hace muy poquito, uno de los lugares comunes, casi un axioma, entre los politólogos y comentaristas mejor informados era el de que la corrupción no restaba votos.
            Y parecían tener razón, a juzgar por los resultados electorales destacables de algunas personas que se presentaron como candidatos estando, ya, incluso, imputados en causas por delitos relacionados con la corrupción.
            Quizás es que haya caído la gota que colmó el vaso. O será por la situación económica que atravesamos, que está imponiendo tan duros sacrificios para la mayoría de los ciudadanos. A lo mejor es una mezcla de todo ello y puede que de alguna cosa más.
            Pero lo que sí parece cierto es que la indignación no va a permitir, más, que los corruptos queden impunes. Ni que los responsables de que alguien se enriquezca a costa del dinero y los bienes públicos, puedan seguir gestionando los recursos de todos, como si no hubiera pasado nada.
            Hasta ahora, cada nuevo escándalo de corrupción política se ha venido saldando con un puñado de declaraciones retóricas. Entrecruce de reproches por parte de los distintos partidos políticos. El consabido "y tú mas" en los escasos debates que la cuestión suscite...y así hasta el episodio siguiente.
            Y mientras tanto, en los procedimientos penales abiertos en cada caso, –desaparecido el primer fogonazo informativo- ahí se quedan los Juzgados solitarios, intentando desentrañar, lenta y trabajosamente, las tramas más elaboradas, intrincadas e internacionalizadas. Los hechos que en ese largo y tortuoso proceso vayan pudiendo precisarse. Qué se cobró, por quién y cómo, y, sobre todo, dónde ha ido a parar el dinero.
            Ya resulta bastante complejo investigar delitos en los que se conjugan el fraude, los contratos ficticios, las organizaciones con un objeto lícito aparente, con parte de hechos y disposiciones realizadas fuera del territorio español. Si a ello se añade que las personas investigadas gozan de poder político, social o económico, la dificultad se multiplica de forma exponencial.
            Las conductas delictivas en que se traduce la corrupción, o forman parte de una estructura organizativa creada a propósito para obtener una financiación ilícita e irregular de los partidos políticos que la integran, o se lleva a cabo por personas que, dentro de ellos, se aprovechan de la opacidad o la falta de control en su funcionamiento.
            Por eso, aún con distintas intensidades y diferentes matices, la colaboración de los partidos políticos o de los Gobiernos a los que pertenezcan los cargos que aparecen implicados en un supuesto de corrupción no siempre es la más adecuada.
En no pocas ocasiones se sienten y hasta se declaran perseguidos; se revuelven contra aquéllos que han aflorado e investigan los hechos delictivos: los policías, los jueces, los fiscales...Intentan ver en ello el contubernio, la conspiración, la ideología o las posibles relaciones de unos y otros que justifiquen que se les investigue, precisamente, a ellos.
Da igual, entonces, que la razón y el sentido de la decencia dicten que el interés de todos está en perseguir y castigar a los corruptos. Y que quienes debieran prestar mayor colaboración son los partidos políticos de los que, precisamente, se valieron para cometer sus delitos.
Porque, aunque declaren que aclararán los hechos "hasta sus últimas consecuencias", y añadan, en expresión que parece haber hecho fortuna últimamente "caiga quien caiga", no se conoce que a la hora de facilitar datos, papeles, cuentas o cualquiera otra información de interés, la disposición a colaborar con las distintas investigaciones judiciales haya cambiado de forma sustancial.
Y así, hemos visto que -como sucediera hace ya muchos años con otros papeles y con otras causas- la Juez que investiga a políticos del PSOE, por los fraudes en los ERES andaluces, tuvo que acudir al Tribunal Supremo para que la Junta le facilitara las actas de gobierno que necesitaba para aclarar extremos de interés en la investigación.
También que han hecho falta más de cuatro años, varios jueces instruyendo, y más de treinta comisiones rogatorias efectuadas a distintos países, para descubrir las cuentas que tenían en el extranjero algunos políticos y ex altos cargos del PP, junto con algunos empresarios relacionados-imputados en la causa sobre la trama Gurtel.
O que han tenido que transcurrir diecisiete largos años para que se pusiera fin al caso Pallerols, con el dictado de una sentencia de conformidad, además, -muy beneficiosa para los penados, favorecidos, precisamente por la dilación extraordinaria en la tramitación de la causa- en que se declara que UDC recibió cantidades de dinero desviadas de las subvenciones europeas para los cursos de formación.
Pero esa situación podría cambiar, y mucho, si esa colaboración que los partidos políticos invocan se tradujera en una conducta más activa y colaboradora. Si se comprometen real y materialmente, aportando los datos y los documentos que puedan ayudar a jueces y fiscales a esclarecer los delitos. Porque entonces, y por muy hábiles que sean sus tramas delictivas, será mucho más eficaz la lucha contra los corruptos, cercados, entonces, por todas las instituciones, y desprovistos de cualquier posible cobijo "oficial" en que esconderse.
La corrupción política, dada la proporción que ha alcanzado, y la demostrada falta de diligencia real al perseguirla,  no puede ya soslayarse con una mera declaración de principios y/o el anuncio de un pacto entre partidos.
El único pacto posible hoy es el que conduzca a un cambio radical de las leyes y las prácticas que restablezca controles que se han ido eliminando e impongan la absoluta trasparencia en las actuaciones de cualquier Administración.
Y que quienes tengan alguna implicación o responsabilidad ayuden, de verdad, a que se esclarezcan y enjuicien los hechos que hoy se están investigando en las distintas causas, y denuncien, además todas las ilegalidades de que puedan tener conocimiento.
Porque si no se castiga a los culpables, el reproche lo terminaremos pagando todos. Las instituciones y hasta el propio crédito de un sistema que, con todas sus imperfecciones, es el sostén de la democracia.